Historia Escuela de Arquitectura UC

 

–––––––––––––––––––––––
Dirección
Académicos
Premios Nacionales
Concursos
–––––––––––––––––––––––
Cursos
Talleres
Titulación
Programas de Magister
Intercambio
–––––––––––––––––––––––
Malla Curricular
Calendario Académico
–––––––––––––––––––––––
Historia
Datos
Infraestructura
–––––––––––––––––––––––
Proceso de Admisión
Información Estudiantes UC
Acreditación
–––––––––––––––––––––––
Centro de Estudiantes
Red ExAlumnos
–––––––––––––––––––––––

120 Años de la Escuela de Arquitectura.
Wren Strabucchi Ch.

 

1. Santiago 1894 - Santiago 2014

La escuela empezó en una construcción en el centro de Santiago con un curso, en una sala, con unos cuantos libros, y un profesor dependiente de la Facultad de Matemáticas. En Santiago, la gran mayoría de sus calles eran de tierra, muchas de sus casas eran de un piso, y la mayor parte de sus construcciones rodeaban un patio. Era una ciudad que aun se podía recorrer a pie. Si bien la electricidad aún no iluminaba las calles, las nuevas tecnologías, como el tranvía, estaban empezando a incorporarse a la vida diaria de la ciudad. Se llegaba a Santiago surcando aguas y atravesando territorios en carretas. París estaba a meses de distancia. En ese entonces no existían escuelas de arquitectura.

A 120 veinte años, la escuela tiene muchos cursos organizados en distintas áreas, existen múltiples salas —la más reciente un taller de herramientas— una biblioteca bien iluminada en dos pisos en el subsuelo, más de cien profesores en uno de los campus más bonitos del mundo, ubicado al pie del cerro San Cristóbal, en una ciudad que se extiende sobre todo el valle. Estando ya casi todas sus calles pavimentadas, hoy Santiago se recorre en automóvil; la mayoría de sus construcciones son aisladas y muchas sobrepasan los 20 pisos. La tecnología caracteriza cada rincón de la ciudad y no hay dimensión doméstica que no se halle afectada por ésta. Ahora se llega a Santiago desde el aire, y París la recorremos en el i-phone.

En sus 120 años, la escuela es testimonio y participa en esta transformación de Santiago. A esa ciudad capital arribó la formación del arquitecto, al amparo de la Universidad. Entre dos Facultades iniciales de la Universidad, la de Leyes y la de Matemáticas, entre la justicia y el conocimiento más universal, empezó la Escuela de Arquitectura.

 

2. Facetas múltiples de una escuela

A 120 años de su inicio, una escuela de arquitectura se puede mirar de múltiples maneras. Desde sus programas de estudio, desde sus distintas sedes, desde las obras de sus ex alumnos, desde sus formas de elegir sus decanos y directores. La arquitectura a su vez puede ser vista desde su condición universitaria, desde su condición de profesión, desde su condición de oficio, o bien desde su énfasis del arte o la técnica. Se puede mirar también, la relación de la escuela de arquitectura con la Universidad, con las otras disciplinas, con su país, o en relación con su ciudad. También puede ser vista en relación a sus publicaciones. O bien en relación a las distintas escuelas que se formaron bajo su alero;[1] También puede observarse desde la complejidad de sus centros, institutos, y departamentos; o desde la complejidad de sus orientaciones disciplinares, o desde sus distintas investigaciones. Desde sus relaciones con el mundo, hoy internacional y globalizado. La escuela y su condición universitaria y católica es otra forma de poder mirarla. Escribir sobre una escuela de arquitectura tiene varias facetas; como veremos más adelante, elegiré solo una de ellas.

 

3. Textos que celebraron distintas décadas.

Se han escrito tres libros sobre la historia de la escuela; sin embargo, existen varias publicaciones, artículos de revistas, y textos inéditos que complementan esta historia.

El primero de estos libros, llamado Álbum de Arquitectura  de la Universidad Católica de Chile,[2]se presenta en 1924 con ocasión de los 30 años de la escuela. En él se exhiben con orgullo las obras de profesores, ex alumnos, y alumnos, muchas de ellas albergando los nuevos programas que necesitaba la ciudad, como universidades, escuelas, museos, iglesias, estaciones, edificios, tumbas, templos, institucionales, residencias, edificios comerciales y de renta, poblaciones, clubes, palacios, bibliotecas, hospitales, hoteles, casinos, proyectos finales de alumnos, proyectos del tren metropolitano, tribunales de justicia, oficinas de correos y telégrafos, patronatos, tiendas de departamentos, embajadas, palacio de gobierno, chalets, viviendas obreras, teatros faros, habitaciones para empleados, o compañías de bomberos.

El segundo libro Cien Años de Arquitectura  en la Universidad Católica,[3]se publica  en 1994; el él se alternan textos de distintos arquitectos, obras, proyectos de título, testimonios de Premios Nacionales, y la lista completa de profesores y ex alumnos. Los textos son ensayos que van asumiendo temas desde sus primeros años formativos, reconociendo el legado de L'Ecole de Beaux-Arts, su formación moderna, y llegando hasta  los inicios de los años 90. El tercer libro se publica en ocasión de los cincuenta años del traslado de la Facultad de Arquitectura a su sede actual, el Campus Lo Contador en Pedro de Valdivia Norte, y cómo éste campus se ha ido desarrollando en el tiempo en unos de los primeros barrios jardín de Santiago.

Sin embargo el texto más importante, en cuanto a establecer un panorama del desarrollo histórico de la escuela, fue la publicación que acompañó una gran exposición en el Museo de Bellas Artes llamada 90 Años de Escuela.[4] Por otra parte, en 1945, la Revista Universitaria publicó un número monográfico dedicado a celebrar los 50 años de la Escuela de Arquitectura, poniendo de relieve el rol social del arquitecto y el papel que éste juega en la construcción de la habitación popular y la vivienda industrializada.[5] Para los 110 años, por último, se publicó un catálogo con los trabajos de más de 201 arquitectos en simultaneidad con una exposición.

 

4. Dos observaciones y una respuesta a una pregunta pragmática 

Considerando las distintas facetas desde donde poder escribir sobre los 120 años de la escuela, y tomando en cuenta los textos publicados en ocasión de las distintas celebraciones, presentamos dos observaciones y responderemos a una pregunta pragmática, que aportarán de modo fáctico, diverso, y breve, a la historia de la escuela en cuanto institución.

La primera observación consiste en reconocer una característica que se manifiesta  desde sus orígenes y que aún perdura en nuestra escuela: resguardar un lugar y dedicarle el tiempo a la arquitectura, triangulando enseñanza, profesión, y obras, entre alumnos y profesores arquitectos. Es una dimensión endógena, que se desarrolla desde sí misma. Esta consiste en términos concretos en la incorporación de jóvenes egresados de la escuela que han demostrado interés y condiciones para ejercer la docencia.[6] A su vez, es el modo de traer al interior de la docencia la dimensión de la disciplina, del oficio, y del quehacer del arquitecto. Esto es especialmente cierto en los talleres. Ejemplo de ello es el primer egresado de la escuela, Manuel Cifuentes, incorporado como profesor poco tiempo después de su egreso en 1899. Es así que, con el tiempo, un conjunto de profesores egresados de la escuela, con personalidades comprometidas, posturas  arquitectónicas diversas, y obras construidas que los respaldan, en conjunto con una selección de los mejores estudiantes del país desarrollan, no sin conflictos y de forma tácita, un amor a la arquitectura que ha hecho que esta institución permanezca en el centro de la discusión disciplinar nacional e internacional desde sus inicios. Éste aspecto siempre ha tenido interés en el medio local, sin olvidar una mirada atenta al quehacer internacional.

Por otra parte, y dado que desde 1994 no se ha publicado nada sobre la Escuela, la  segunda observación consiste en reconocer una característica nueva, surgida en los últimos  veinte años, que se superpone al quehacer de la escuela para enriquecerla. Hablamos de la incorporación de una dimensión investigativa explícita, en y sobre la arquitectura. Desde sus inicios los programas de cursos buscaban reconocer una dimensión entre la práctica y la formación disciplinar, oscilando entre una tendencia orientada al arte y/o a la técnica. Sin embargo a partir de los años 90 se incorpora a la línea de talleres —el ramo principal de una  escuela de arquitectura— un Taller-Seminario de Investigación a mitad de carrera. El  estudiante, por vez primera en pregrado, se encuentra con el rigor y la disciplina investigativa. Los estudios de postgrado se iniciarán con el Magíster en Arquitectura en 1991, al que luego se sumarán los de Proyecto Urbano y de Paisaje, formalizando y desarrollando la investigación en arquitectura, ciudad y paisaje. Con ello se intensifica la relación entre investigación y diseño, como dimensiones efectivamente distintas pero complementarias. Esto culmina con la incorporación a la escuela de los cursos y títulos del Doctorado, donde la investigación exige y adquiere un verdadero aporte al conocimiento disciplinar. La incorporación de la investigación se condice con la condición de nuestra escuela de haber surgido en el seno de una universidad, un hecho no del todo explícito.

A su vez, la pregunta que acompaña estas dos observaciones es simple: ¿Cuándo y quiénes fueron los decanos y los directores que han llevado adelante esta institución de 120 años? Es paradójico que no exista una lista oficial. La lista adjunta de decanos y directores busca llenar este vacío, reconociendo a través de sus nombres la labor de una institución compuesta por muchos actores que han enriquecido la institución, participando directa o indirectamente en la construcción y transformación de nuestro entorno. Las fuentes  utilizadas son diversas y a veces contradictorias. Donde existe cierto vacío es entre los años 1918 y 1920 (de hecho no existe los nombres del director del cursos de arquitectura en las fuentes consultadas). Por otra parte, existen también fuentes no del todo claras en relación a los directores en los convulsionados años 1968-69.

 

5. Plaza de Armas y la Escuela

Para concluir, quisiéramos reconocer en un fragmento urbano actual —y así volver al punto de partida— a la Escuela de Arquitectura en cuanto testigo y partícipe en la transformación y construcción de la ciudad. El caso es la Plaza de Armas y su entorno construido. En el lapso de tiempo que va entre 1894, el año del inicio de los cursos de arquitectura y 2014, la escuela actual, la Plaza de Armas ha sido completamente reconstruida y transformada. En ella  han  intervenido en su gran  mayoría  profesores y ex alumnos de la Escuela.

 

1. Ignacio Cremonesi, profesor en entre 1897 y 1906 hace una remodelación de la Catedral configurando su imagen actual.[7]

2. Jorge Arteaga, Sergio Larraín, y Alberto Cruz son los arquitectos del edificio ubicado en la esquina de las calles Compañía con Ahumada en los años 1945 y 1952.[8]

3.  Josué Smith Solar y José Smith Miller, arquitectos que estudiaron en el extranjero, construyen el edificio del Portal Fernández Concha entre 1927 y 1933, dejando sólo la estructura del edificio anterior del arquitecto G. Hovenden-Hendry.[9] Sin embargo, esta manzana y sus pasajes se consolidan con los edificios de los arquitectos Jorge Arteaga y Alberto Cruz.

4. Eugenio Joannon Croizier, también profesor, es el arquitecto del Edificio Comercial Edwards de 1892, ubicado en la esquina de las calles Estado y Merced.

5. El Pasaje Phillips (ex Portal Bulnes) se compone de cuatro edificios distintos. Los arquitectos involucrados son: Alberto Siegel Lubbe, con el edificio que da hacia calle Monjitas de 1925-1927;[10] los dos edificios que dan hacia la plaza son de Jorge Arteaga, Sergio Larraín, y Jorge Peña del año 1928-1946;[11] la Torre El Presidente, de tipología placa-torre, es de los arquitectos C. Echeverría, J. Briones, C. A. Cruz, J. M. Figueroa, y Jorge Claude del año del año 1971-1976.[12]

6. Sergio Larraín, Emilio Duhart, Osvaldo Larraín, Jaime Larraín, y Jaime Sanfuentes, son los arquitectos del Edificio Plaza de Armas de 1956, ubicado en la esquina de las calles Catedral y 21 de Mayo.[13]

7. Eugenio Joannon Croizier construye en 1891 la actual Municipalidad de Santiago.[14]

8.  Diego Aguiló y Rodrigo Pedraza ganan el concurso para la remodelación y ampliación del actual Museo Histórico Nacional, construido por J. J. Goycolea y Zañartu en 1804.

9.   Los arquitectos Alejandro Beals y Loreto Lyon fueron los ganadores del concurso para la restauración y remodelación del Edificio de Correos de Chile en 2013. Ricardo Brown (1882) y Ramón Ferhmann (1908) fueron los arquitectos del edificio original.

10. J. Echeñique, J. Cruz, y R. Boisier, son los arquitectos del Edificio Plaza de Armas de 1982, ubicado en la esquina nor-poniente de Puente con Catedral.[15]

11. Rodrigo Pérez de Arce, Sebastián Bianchi, Leonor Caamaño, y Álvaro Salas remodelaron y rediseñaron la totalidad de la Plaza de Armas en el año 1998.[16]

 

Recorriendo la plaza podemos ver el legado de una escuela de 120 años, aportando en su dimensión urbana, paisajística, y arquitectónica al vivir cotidiano de la ciudad. Una institución, sea ésta una escuela o la plaza de una ciudad, se delinea con el aporte y colaboración de muchos; es decir, una institución trasciende a sus autores, haciendo que ésta se configure en el tiempo y en el espacio, transformando los hechos dados en una memoria y uso colectivo, ocultando los nombres de tantas personas comprometidas que aquí hemos citado.

 

La Dirección del Curso de Arquitectura

Agustín Jara (José)                    (1894-1899)
Ignacio Cremonesi                    (1899-1902)
Emilio Jécquier                         (1902-1918)
Manuel Cifuentes Gómez         (es un supuesto)

 

Directores de la Escuela de Arquitectura
En 1928 se crea el cargo de director [17]

Don Alberto Risopatrón Barreda (1928-1940)
Alfredo Johnson Villarino (1940-1951)
Mario Pérez de Arce Lavín (1952-1955)
Jaime Besa Zañartu (1955-1960)
Arturo Urzúa Ahumada (1961-1965)
Daniel Ballacey Frontaura (1966-1967)
León Rodríguez Valdés (1967-1968)
Leopoldo Benítez Herrera (1968-1969)
Jaime Bertrand Vergara (1969)
Eduardo Cuevas Valdés (1969-1970) Director Interino
Horacio Borgheresi Ramírez (1970-1973) Director del Depto. de Arquitectura y de Obras (DAO)
Ernesto Labbé Achondo (1973-1974)  Director del Depto. de Arquitectura y de Obras (DAO)
Carlos Castellón Suarez (1970-1973) Director del Depto. de Arquitectura (DAUC)
Francisco Otava van Reisenfelder (1970-1974)  Director del Depto. de Urbanismo  y Vivienda (DAUV)
Renato Parada Barrios (1973-1974)  Director Interino del Depto. de Arquitectura (DAUC)

En enero 1974 se suprime los Departamentos de Arquitectura, Arquitectura de Obras y el de Urbanismo y Vivienda. Se crea la Escuela de Arquitectura,  Diseño y el Instituto de Planificación Urbana. [18]

Hernán Riesco Grez (1974-1980)
Gustavo Munizaga Vigil (1980-1983)
Hernán Riesco Grez(1983-1984)
Alfredo Juneman Gazmuri (1984-1987)
Fernando Pérez Oyarzun (1987-1990)
Antonio Gómez Lemus (Suplente)
Luis Eduardo Bresciani Prieto (1990-1997)
José Rosas Vera (1997-2000)    
Juan José Ugarte Gurruchaga (2000-2004)
Carmen Rioseco Perry (Interino)
Juan Ignacio Baixas Figueras (2004-2014)
Emilio de la Cerda Errázuriz (2014-     )

 

Decanos De la Facultad
14 de abril de 1920 se creó la Facultad de Arquitectura [19]
Manuel Cifuentes (1920-1925) Primer decano, primer alumno egresado (1899)
Carlos Reyes Prieto (1920-1923) Decano Suplente.
Carlos Reyes Prieto (1925-1927)
Manuel Cifuentes (1927-1940)
Alberto Risopatrón (1940-1953)
Sergio Larraín García-Moreno (1953-1967)
Horacio Borgheresi (1967-1969)
Mario Pérez de Arce Lavín (1969-1973) Representante de la Facultad.
Mario Pérez de Arce Lavín (1973-1974)
Claudia Ferrari Peña (1975-1976)
Jorge Larraín Latorre (1977-1984)
Hernán Riesco Grez (1984) Decano subrogante.
Renato Parada Barrios (1984-1987)
Pedro Murtinho Larraín (1987-1990)
Fernando Pérez Oyarzun (1990-2000)
Monserrat Palmer Trías (2000-2003)
Juan José Ugarte Gurruchaga (2003-2005)
Juan Ignacio Baixas Figueras (2005) Decano interino.
José Rosas Vera (2005-2012)
Mario Ubilla Sanz (2012-     ) 



[1] La escuela de Arte y la de Diseño por nombrar sólo dos.

[2] Escobar, Aníbal (editor); Álbum de arquitectura  de la Universidad Católica de Chile (Santiago, 1923/24).

[3] Strabucchi, Wren (editor); Cien Años de Arquitectura en la Universidad Católica (Santiago: Ediciones ARQ, 1994)

[4] Ballacey, Daniel; Mendez, Ramón; 90 Años de Escuela. Tomo I y II (Santiago: DIUC,1984)

[5] Revista Universitaria N.3; Anales de la Facultad N.1 (Santiago: Universidad Católica de Chile, 1945)

[6] Ballacey, Daniel; Mendez, Ramón; 90 Años…

[7] Montandón, Roberto; Pirotte, Silvia; Monumentos Nacionales de Chile; (Santiago; MOP; 1998)

[8] José Rosas; Manzana y Tipo Edificatorio en transformación: El Centro de Santiago y las Constantes de la Ciudad Hispanoamericana, Tesis Doctoral  de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, URB,1986; Lámina n.7S

[9] Pérez de Arce Antoncich, Mario; Smith Solar y Smith Miller Arquitectos (Santiago; U. Finis Terrae Ed. 2011) 186/189.

[10] Guía de Arquitectura de Santiago de Chile (Santiago: U.de Chile y MUV; 2000) 48.

[11] José Rosas; Manzana y Tipo Edificatorio en transformación: El Centro de Santiago y las Constantes de la Ciudad Hispanoamericana, Tesis Doctoral de la Escuela Tecnica Superior de Arquitectura de Barcelona, URB, 1986; Lámina n.71

[12] Op. Cit. Rosas 1986; Lámina n.71; Op,cit. Guía (2000) 48

[13] Montealegre, Alberto; Emilio Duhart  Arquitecto (Santiago; ARQ Ed. 1994) 67/67

[14] Guía de Arquitectura de Santiago de Chile (Santiago: U. de Chile y MUV; 2000), 32.

[15] Revista Auca Santiago Junio 1982. Vásquez, Claudio;  El Vidrio arquitectura y técnica (Santiago; ARQ; 2006) 46.

[16] Pérez de Arce; Plaza de Armas; ARQ N.39. 46-51

[17] Ballacey 113
[18] Ballacey 334
[19] Krebs 157

 

2015 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Campus Lo Contador. El Comendador #1916, Providencia. Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56) (2) 2354 2000

Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores